11.00. La base para fijar fechas AC para los reyes - Introducción

La sección X -Relaciones entre los reinos después del cisma- trata de una posible coordinación cronológica de los reinados de los dos reinos hebreos en su relación mutua.

Pero aún después de haberse elaborado un esquema cronológico completo de estas dos sucesiones, no puede asignarse ninguna fecha AC a ningún reinado, a no ser que exista por lo menos un sincronismo directo para ubicar la serie dentro de un paralelismo fijo que concuerde con acontecimientos conocidos de la historia antigua.

Por lo tanto, deben considerarse las bases históricas de las fechas AC que por lo general se aceptan para este período.

Los libros de los Reyes mencionan a varios gobernantes de Egipto, Asiria y Babilonia como contemporáneos de ciertos reyes hebreos.

Hay un sincronismo indirecto pero decisivo que aparece en los registros asirios -aunque no en la Biblia- entre los reinados de Acab y Jehú y el de Salmanasar III. Pero la evidencia más clara y definida se encuentra en una serie de sincronismos, algunos de ellos fechados con día y mes, entre los años específicos de varios de los últimos reyes de Judá y los años de Nabucodonosor.

Aunque hay ligeras diferencias de opinión en cuanto a alguno de estos sincronismos, la captura de Joaquín está fechada sin lugar a dudas en el año 7.º de Nabucodonosor (según cómputo babilónico), en el mes de Adar del año 597 AC.

El reinado de Nabucodonosor está fijado astronómicamente, no sólo por el Canon de Tolomeo, que nos llega de una época posterior, sino también por un texto babilónico contemporáneo que da toda una serie de datos astronómicos exactos.

Por lo tanto, la explicación de la evidencia de las fechas AC comenzará con los años de Nabucodonosor que se han establecido con certeza, para luego retroceder, usando el Canon de Tolomeo y las listas limmu de los asirios.