4.06. El sistema AM de computar fechas no es concluyente

Debido a que el intervalo de 430 años transcurridos entre los años de Abrahán y el éxodo parece relacionar el éxodo con las genealogías patriarcales, algunos han concluido que un cómputo continuo del tiempo por el sistema AM desde la creación puede relacionarse con el sistema AC de computar las fechas.

La fecha del éxodo calculada según el sistema AM basándose en los patriarcas, es del todo inconcluyente.

Debe recordarse que estas genealogías no representan necesariamente una escala cronológica completa.

Ya hemos dado las razones por las que es preferible aceptar las edades de los patriarcas tal como se dan en el texto hebreo y no como aparecen en la Septuaginta; pero al aceptar esta cifra no podemos excluir la posibilidad de que se hayan omitido algunas generaciones. Debemos recordar que Lucas incluye en su lista a un segundo Cainán (Luc. 3: 36).

La exactitud de la edad de los individuos no implica que sea completa la lista, pues no se da ningún total. La Biblia no pretende ser un registro completo de toda la historia, y las genealogías bíblicas no siempre incluyen cada eslabón de la cadena; el hebreo usa con frecuencia la palabra "hijo" para designar a un nieto o descendiente.

Esto es evidente en la genelogía de Esdras que omite varios eslabones (Esdras 7:1-5; cf. 1 Crónicas 6: 7-9; Esdras 3:2).

Mateo da 14 generaciones de David a Cristo, dejando afuera 4, sin darnos la razón para eso (Mateo 1:8, 11; cf. 1 Crónicas 3:10-12, 15, 16).

El hecho de que a veces algún escritor de la Biblia omita lo que otro incluye, no invalida la autoridad de ninguno de ellos, pero debiera precavernos contra la actitud dogmática en cuanto a la fecha de la creación, del diluvio, del éxodo o en cuanto a cualquier otra cronología basada sólo sobre tablas genealógicas.

Una cronología exacta puede aplicarse en siglos posteriores, cuando la Biblia da muchas declaraciones cronológicas exactas y sincronismos que nos capacitan para localizar con seguridad la fecha AC de acontecimientos claves.

Si aceptamos al segundo Cainán de Lucas como un eslabón no mencionado en la lista del Génesis, debemos alargar el lapso de la creación al diluvio en por lo menos la duración de un vida - cuánto más, no podemos saber, porque Lucas no da datos de Cainán - y una omisión implica la posibilidad de otras.

No es necesario suponer que tales brechas sean extensas o importantes, pero no debemos dogmatizar en cuanto a un número exacto de años transcurridos entre la creación y el éxodo ni con respecto al establecimiento del año 2513 AM o cualquier otra fecha basada en ese año. Teniendo esta preocupación en cuanto a lo que representa 2513 AM, podemos proseguir con el cómputo bíblico de los años de peregrinación en el desierto antes de ocuparnos de las teorías por las cuales se asignan al éxodo diversas fechas AC.