9.01. Cronología basada en sincronismos

La información cronológica de los libros de los Reyes se da mayormente en dos formas de declaraciones referentes al tiempo que interrelacionan paralela o comparativamente los reinados de los dos reinos vecinos de Judá e Israel, es decir:

(1) sincronismos de ascensión al trono, o declaraciones que datan el ascenso de un rey en determinado año del reinado de un monarca contemporáneo de la otra nación, y

(2) la duración de los reinados.

Un ejemplo típico aparece en el registro de la ascensión de Amasías de Judá durante el reinado de Joás de Israel: "En el año segundo de Joás ... rey de Israel, comenzó a reinar Amasías ... rey de Judá. Cuando comenzó a reinar era de veinticinco años, y veintinueve años reinó en Jerusalén" (2 Reyes 14: 1, 2).

Posteriormente se dice que Amasías vivió quince años más que Joás (vers. 17); luego viene el siguiente sincronismo de ascensión, la declaración referente a la ascensión de Jeroboam II, siguiente rey de Israel, durante el reinado de Amasías: "El año quince de Amasías ... rey de Judá, comenzó a reinar Jeroboam ... sobre Israel en Samaria; y reinó cuarenta y un años" (vers. 23).

En el caso de otros reyes se presentan sincronismos similares. Puesto que la ascensión al trono de cada uno está sincronizada con un año del reinado de su vecino contemporáneo, y se da la duración de cada reinado, es posible elaborar un esquema de la cronología de los dos reinos basándose en estos sincronismos interrelacionados.

La demostración gráfica se hace de la siguiente manera: se trazan dos rectas paralelas divididas en espacios iguales para representar los años transcurridos. Sobre una de estas rectas se marcan los años de ascensión de los reyes de Judá, y sobre la otra, los de Israel,

(1) cuidándose de que la ascensión de cada rey esté sincronizada con el año correspondiente en el reinado del rey contemporáneo del otro reino, y

(2) teniendo en cuenta la duración registrada de cada reinado. De ser correcto el esquema básico, el fin de cada reinado y el comienzo del siguiente caerían en el año preciso del otro reinado, tal cual lo registra la Biblia.

En algunos casos, las cifras dadas permiten una sola interpretación, y se hace fácil el paralelismo; pero en otros, pueden interpretarse los datos en varias maneras, y deben ensayarse diversas posibilidades. Este procedimiento se presta a errores. Cuando la duración de los reinados no se ajusta al esquema, algunos piensan que el texto está equivocado; pero debe considerarse que hay más de un método de computar el tiempo, y que Israel y Judá no necesariamente usaron el mismo método.

A fin de trabajar en forma inteligente, primero es preciso comprender los métodos y principios de cómputo que pudo haber usado el autor de Reyes o el de las fuentes que él consultó. Para ilustrarlo, usaremos las declaraciones citadas sobre Amasías y sus contemporáneos. Deben contestarse las siguientes preguntas, que no son tan fáciles como parece a primera vista:

¿Cómo computó el autor los 15 años que Amasías vivió después de la muerte de Joás?

Si Amasías reinó 29 años, ¿en qué año de su reinado murió?

¿Qué se entiende por el 15.º año?

¿Cuándo comienza el "primer año" de un rey?

¿Coincidió exactamente el año 15.º de Amasías de Judá con el año en que Jeroboam II, rey de Israel, subió al trono?

La tarea de encontrar las respuestas a tales preguntas se complica por el hecho de que Judá e Israel no emplearon el mismo sistema de cómputo. El estudio de los principios generales que rigen el cómputo del tiempo entre los antiguos ayudará a responder a estas preguntas.