5.08. Examen de las objeciones a la teoría del éxodo del siglo XV - 2ª parte

La capital de la decimoctava dinastía estaba en Tebas, a centenares de kilómetros de la tierra de Gosén. Sin embargo, los hebreos vivían cerca del palacio real, de acuerdo con el relato del nacimiento de Moisés y por la comunicación entre Moisés, los israelitas y el faraón durante el largo período de las plagas (posiblemente todo un año).

Sin embargo, no hay nada en contra de una segunda residencia real, durante ciertos lapsos, en el delta o cerca de él, aunque no hay evidencia de esa capital en el período asignado a Moisés.

Los que defienden la teoría del siglo XIII señalan los nombres de las ciudades de Pitom y Ramesés (de la decimonovena dinastía).

Con todo, los que defienden una fecha anterior consideran esos nombres como formas posteriores introducidas por escribas en lugar de nombres más antiguos (por ejemplo, Ramesés fue llamada previamente Zoán, Avaris y Tanis).

Ciertamente, los que toman el nombre "Ramesés" (Éxodo 1:11) como evidencia del éxodo bajo Ramsés II también deben explicar "la tierra de Ramesés" de los días de José* con un método similar.

Nadie sostendria que la llegada de Jacob a Egipto se realizó bajo el reinado de Ramses II. De ahí que si el nombre de la tierra no necesita derivarse del nombre del faraón, tampoco lo necesita el nombre de la ciudad.

----------------------------------

* "Así José hizo habitar a su padre y a sus hermanos, y les dio posesión en la tierra de Egipto, en lo mejor de la tierra, en la tierra de Ramesés, como mandó Faraón" (Génesis 47:11).

Los eruditos críticos sostienen dos opiniones acerca de esta declaración. De acuerdo con algunos, constituye una sólida evidencia para una tradición diferente acerca del establecimiento de los israelitas en Egipto, puesto que la tierra hasta entonces había sido llamada Gosén (vers. 1, 6).

Otros han llegadoa la conclusión de que indica que los hijos de Israel estuvieron en Egipto en el tiempo de los ramesidas. El primer Ramsés comenzó a reinar en 1320 AC.

El primer argumento no es aceptable porque Moisés fue el único autor del Génesis y el libro es un relato histórico y no una colección de tradiciones. Tampoco puede aceptarse el segundo argumento porque produciría una confusión cronológica en esta sección del relato del AT.

Por lo tanto, debe aceptarse que la expresión "tierra de Ramesés" fue un nombre posterior para la expresión más antigua "tierra de Gosén", y de ahí que represente el esfuerzo de un copista para que sus lectores identificaran a "Gosén".

Con el mismo criterio podríamos decir hoy día que Nueva York fue fundada por los holandeses, aunque la ciudad que ellos fundaron se conocía como Nueva Amsterdam. A pesar del cambio de nombre nuestra declaración sería considerada no sólo correcta sino aun deseable, porque el nombre Nueva Amsterdam no tendría significado para muchos lectores modernos.