8.04. Diversas explicaciones del reinado de Saúl

Si acaso el reinado de Saúl duró menos de 40 años, surge esta pregunta: ¿Cuáles serían las evidencias existentes en cuanto a su duración?

Si se incluye en el período de 40 años el tiempo transcurrido hasta la coronación de David como rey de las doce tribus, a lo sumo podrían restársela 7 1/2 años a ese período.

Esto es posible, pero no puede probarse. Josefo le atribuye a Saúl un reinado de sólo 20 años (Antigüedades x. 8. 4); pero luego le asigna 18 años de reinado durante la vida de Samuel, y 22 años después de la muerte del profeta (Antigüedades vi. 14. 9). Esta declaración tiene variantes en diversos manuscritos; pero dos de los textos latinos consignan 2 años en lugar de 22, y así concuerdan las dos declaraciones.

Se ha sugerido que el número 22 representa una enmienda hecha por un copista cristiano a fin de hacer armonizar las afirmaciones de Josefo con la de Pablo, pero esto es una conjetura. No parece haber dudas en cuanto al texto de la declaración de Antigüedades x. 8. 4. Si Saúl sólo reinó 20 años, David, que tenía 30 "cuando comenzó a reinar" (2 Samuel 5:4), habría tenido 10 años cuando Saúl inició su gobierno.

Generalmente se concuerda en que David tendría unos 18 años cuando mató a Goliat. No tenía aún edad suficiente como para formar parte del ejército(1 Samuel 17:13, 14, 28, 33, 42), sino que estaba aún en su casa y cuidaba las ovejas; pero tenía suficiente edad como para luchar contra las fieras (vers. 34-37), y para ser conocido como "valiente y vigoroso y hombre de guerra" (cap. 16:18).

En consecuencia, no habrían pasado más de ocho años desde el comienzo del reinado de Saúl y el encuentro con Goliat. En ese caso, Samuel podría haber muerto unos 18 años después de la ascensión de Saúl al trono.

Algunos consideran que un período de ocho años no hubiera alcanzado para que transcurriesen todos los acontecimientos relatados antes del incidente de Goliat. También objetan que el período de dos años entre la muerte de Samuel y la de Saúl sería demasiado corto, puesto que de ese tiempo David pasó un año y cuatro meses entre los filisteos.

Por otra parte, a menos que en 1 Samuel 25 y 26 se hubiesen omitido muchos acontecimientos, difícilmente podrían haber transcurrido mucho más de dos años. Los únicos incidentes registrados entre la muerte de Samuel y la huida de David a Filistea son su viaje a Parán, su encuentro con Nabal, y su segundo enfrentamiento con Saúl. No parecería necesario que esos incidentes demoraran más de ocho meses. Si como creen algunos, 1 Samuel 13:1 presenta un resto incompleto de la declaración respecto a la duración del reinado de Saúl, y ese número original hubiese terminado en dos (". . . y dos años reinó"; ver 1 Sam. 13:1), ese número podría haber sido 22, aunque el número 32 parecería ser un equivalente más probable del número redondo 40.

Considerando estas observaciones, ¿Qué debe hacerse con la declaración de Pablo que atribuye 40 años al reinado de Saúl?

O bien es un número aproximado, o no lo es.

Si fuera un cálculo aproximado, podría explicarse en forma más razonable la relación existente entre las edades de David, Saúl y Jonatán. Pero cualquier intento de llegar a una cifra exacta no podría ser más que mera especulación. Si no se trata de un número aproximado, el período debe considerarse de 40 años, y deberá aceptarse la disparidad de edades si hemos de elaborar esta cronología basada en los datos bíblicos.