3.02. Edades consecutivas de los patriarcas

Así como Noé era "de 600 años" en su 600º año, así también Adán debe haber tenido 130 años en su 130º año, cuando nació Set (Gén. 5:3) y no lo que llamamos 130 años de edad. De acuerdo con este principio, Set nació en el 130º año del mundo (130 anno mundi, o AM). De modo que la suma de las edades de los patriarcas al nacimiento de cada hijo mayor proporcionará una serie continua de años si es completo el registro hebreo.*

No tenemos manera de saber cómo computaban, en sus días, su edad los mismos patriarcas. Probablemente, no contaban los años por cumpleaños sino por el comienzo de cada año de edad, al principio del año calendario, pues el 601º año de Noé parece haber comenzado el 1er día del 1er mes (Gén. 8: 13). Ha sido costumbre inmemorial en el Lejano Oriente considerar que un niño tiene un año de edad en su primer año calendario, y considerarlo de dos años en el siguiente día de año nuevo, aun unos pocos días después de su nacimiento. Una de dos cosas: o los patriarcas comenzaban el primer año después del siguiente día de año nuevo* o las cifras se ajustaban posteriormente cuando se hacía la lista, a fin de evitar la superposición.
-----------------------
* Debe decidirse un punto al numerar esos años de los patriarcas. El 130º año de Adán, o el 130 AM, ¿se contaba también como el primer año de Set? ¿O el cómputo de Set comienza en el año siguiente, el 131 AM? La primera forma, al contar un año dos veces en cada generación, dará un total incorrecto de los años pasados pues habrá una superposición de un año por cada nombre de la lista. Con la segunda forma la suma será el equivalente de un cómputo continuo en una era. La primera no puede ser correcta en este caso porque haría que Matusalén sobreviviera al dilúvio; con la segunda, el último año de su vida es el año del diluvio. De ahí que la segunda debe ser la base de la lista del Génesis. Por lo tanto, la edad de Set, al nacimiento de Enós, debe sumarse a los 130 años de Adán.