9.13. Empleo posterior de corregencias

Luego vino el descubrimiento y la traducción de los textos cuneiformes, cantidad impresionante de documentos babilonios y asirios con abundantes datos cronológicos contemporáneos de las monarquías hebreas.

Pronto se vio que los nuevos datos no armonizaban con la cronología más antigua basada en los interregnos, la que habría ubicado a los reyes hebreos en un período anterior al de sus contemporáneos asirios.

El descubrimiento de las listas asirias limmu (epónimo) produjo opiniones divididas. Algunos eruditos más antiguos sostuvieron que los documentos históricos asirios, evidentemente incompletos en el caso de muchos períodos, tenían lagunas en las listas cronológicas que afectaban el sincronismo entre los dirigentes asirios y los hebreos. Otros sostuvieron que tanto la cronología asiria como la "bíblica" eran correctas, pero que los nombres en los documentos asirios traducidos como reyes bíblicos, tales como Acab y Manahem, habían sido identificados incorrectamente. ¹

Por otra parte, se intentó preparar una cronología hebrea utilizando las corregencias en vez de los interregnos, acortando de esta manera la línea de sucesión de los reinados más largos. Esta cronología más corta pudo incorporar el nuevo plan de fechas asirias, el que había sido en general aceptado como fijado astronómicamente por un eclipse, y podía hacerse entroncar con el comienzo del Canon de Tolomeo en los años finales del imperio asirio.

Numerosos eruditos del Antiguo Testamento abandonaron la tarea declarando que era imposible completarla, y consideraron errónea la información bíblica. Perdieron la esperanza de establecer la armonía interna de los sincronismos de las ascensiones y las duraciones de los reinados como aparecen registrados en la Biblia, y también desistieron de la tarea de armonizar esos datos con los documentos históricos cuneiformes.

Eruditos posteriores, mediante diversos métodos, intentaron preparar una cronología bíblica compatible que pudiera armonizarse con las fechas ya aceptadas para los documentos cuneiformes. Algunos descartaron los sincronismos de ascensión bíblicos y procuraron mantener los años de duración de los reinados; otros hicieron lo contrario.

Puesto que la mayor parte de estos eruditos han revisado abundantemente las fechas históricas bíblicas a fin de hacerlas armonizar, guiándose por el supuesto de que las fechas han sido considerablemente alteradas en el proceso de transmisión histórica, sus resultados han variado de acuerdo con sus revisiones conjeturales.
------------------------------------
¹ Jules Oppert (1868) y otros eruditos propusieron la teoría de los lapsos asirios; Geroge Smith (1875) separó los reyes hebreos de los anales asirios.